domingo, 4 de marzo de 2012

Mmm...

Wow! tiempo perdida ehh? Jajajajaja pues volvi...en serio me gusto que al menos 3 personas me siguieran ;__;! Gracias, vere como llevo esto jajajaja AHORA les recompenso con poquita cosa, pero es que no tengo mas TTwTT

JAJAJA disculpadme, escribid si os gusto :3

---
Fase 1: 4 años.

Una bella mujer de cabellos oscuros como la noche y blancos ojos como la luna entró en casa, riendo suavemente, como una suave melodía. La niña de cabello rosas que estaba sentada en el sofá se levantó automáticamente, para comprobar que su papá venía detrás de ella, cerrando la puerta.

- ¡Papá! - gritó eufórica mientras corría hacia él.

La cargó y le depositó un suave beso en la mejilla. Sakura se quedó mirando a aquella mujer tan hermosa, sólo para darse cuenta de que detrás de ella había otro niño, un poco mayor que ella, con unos ojos grandes del color de la luna también. La embrujaron.

El hombre la depositó en el suelo, y ella se quedó mirando fijamente aquellos ojos que tan interesantes le parecían.

- H-hola – dijo con timidez.

El pequeño le contestó con una sonrisa, mientras salía de detrás de su madre.

Fase 2: 10 años

- No, gracias – contestó Sakura cuando Ino le brindó de su bolsa de patatas.

- Sakura-chan, ¿Neji-san vino hoy al colegio? - preguntó la rubia mientras se metía una en la boca.

- No, se ha quedado en casa, estaba mal del estómago – contestó con tristeza.

Ino se encogió de hombros.

Cuando llegó a casa, Sakura subió directamente al cuarto de su "hermanastro". Se lo pensó dos veces, para tocar la puerta de Neji, puesto que él no la aguantaba, y siempre le contestaba mal. Aún así, lo hizo. Neji estaba recostado, con un libro delante. Al ver a Sakura, sus ojos perlas la recorrieron entera, y se mordió el labio para no mostrar una sonrisa de alegría.

- Vete, me molestas – dijo sin más, volviendo la vista a la lectura.

Sakura abrió la boca para hablar, pero no lo hizo.

Fase 3: 14 años

- ¡Eres un imbécil! - gritó la chicas de cabellos rosas a aquel rubio tan popular en todo el insituto.

Corrió hacia el lavabo, con Ino pisándole los talones. No se pudo aguantar antes de llegar y ponerse a llorar. ¡Había sorprendido a Naruto con otra! Sí, a su novio desde los doce años, pegándole los cuernos con una cualquiera. Ahora se sentía mal, peor que nunca.

Y esos ojos blancos hicieron que su mirada se desviara otra vez. No sabía por qué, pero deseaba abrazarlo, y sentirse bien, como cada vez que le miraba. Por más que Neji la rechazara, ella se seguía sintiendo cohibida, como cuando era pequeña, mas sabía que él la iba a seguir odiando.

Por primera vez desde que le conocía, Neji había fruncido el ceño por preocupación al verla. Hizo además de caminar hacia ella, pero no lo hizo, se quedó paralizado. Y Sakura se dio cuenta. Eso hizo que el hueco de su pecho le doliera aún más.

Fase 4: 17 años.

Se veía hermosa, orgullosa de sí misma. Agarró el bolso y salió de su habitación, para bajar rápidamente a la sala, donde él la esperaba. Sasuke sonrió, complacido al verla con él vestido rosa pálido que le había regalado, a juego con sus cabellos cerezos. Y a su lado, Neji estaba sentado leyendo el diario, mientras que en la cocina Hikari y su padre hablaban; todos la estaban esperando.

La elogiaron de todas maneras, y ella se sonrojó de igual forma. Besó a su prometido en los labios y su hermanastro apartó la mirada, sin que nadie se diera cuenta.

Cuando llegaron a la fiesta de Ino, Sasuke la agarró con una sonrisa y la llevó a la pista de baile. Ella rió divertida, y comenzó a bailar con su novio. Neji la observó, y apretó los puños con fuerza al tiempo que apartaba la mirada. Siempre había odiado a Sakura, porque ella había sido el reemplazo en el corazón de su madre. Cuando su padre murió, ellos dos se habían metido en su vida, haciendo que su madre le olvidara.

Por eso, por más que deseara abrazarla, besarla, tocarla, protegerla...amarla, jamás se atrevería a mostrarle sus sentimientos. Nunca.

Sakura entró en la sala, buscando algo de tranquilidad después de tanto movimiento. Pensaba que estaba sola, pero se equivocó; Neji estaba sentado ya en el sofá. Cuando ella se dio la vueltas para marcharse, él le habló.

- Se te ve feliz con el Uchiha – comentó cínicamente.

Sakura se giró, y le miró directamente a los ojos que desde pequeña la habían encandilado.

- Lo estoy – contestó con una sonrisa falsa – No puedo decir lo mismo de ti.

A Neji se le endurecieron las facciones. Se levantó con rapidez hacia ella y la agarró del brazo, atrayéndola hacia sí.

- Eso es por culpa tuya y de tu padre – respondió furioso, al tiempo que la espalda de la chica chocaba contra la pared – Por tu culpa he estado amargado durante casi toda mi vida.

- Yo no tengo la culpa de que no sepas aprovechar lo que tienes en frente. He intentado brindarte lo mejor de mí, y siempre ha sido cruel conmigo – le empujó – Pero ya me da igual. No vales la pena.

Intentó irse otra vez, pero él la detuvo de nuevo. Esta vez no fue tan suave como la otra. Ambos casi tropiezan, pero Neji fue más rápido. Sakura protestaba, y fuera no se escuchaba nada al causa de la música alta.

La empujó contra la pared y le alzó el vestido, al tiempo que le subía las manos encima de la cabeza, apretándolas.

- Te voy a enseñar algo que el Uchiha nunca te ha dado – dijo mientras la besaba con furia.

Y ella se dejó, porque sabía que lo que pasaría de ahí en adelante iba a estar marcado en su piel a fuego lento, como su destino.

Y Neji siguió recorriéndola entera. Más adelante le diría que la amaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada